sábado, 22 de mayo de 2010

delirios de... ¿grandeza?


Tengo unas ganas tremendas de salir a la calle. Es que esto del enclaustramiento voluntario no es nada bueno para el cuerpo, especialmente para el trasero, que se me va a quedar aún más plano de ir posándose alternativamente en sillas y sofás. Pero ¡hoy es el día! Probablemente cuando pise el portal de mi casa pensaré... "uooooo, pero qué grande es estoooo". Y es que siempre que termino uno de estos retiros voluntarios o que hago un paréntesis (que es mejor que hacer un kit kat, y engorda menos) me da la sensación de que la calle es enorrrrme, y que el cielo está muy alto y es muy azul. Si no me hubiera pasado ya varias veces pensaría que he comido/bebido algo con propiedades extrañas...
No sé por qué me gusta compararlo con la sensación de después de un concierto. Parece que el mundo se ve de forma diferente.
Después de esta entrada pensaré seriamente en unirme al grupo "Jóvenes que después de varias horas de estudio empiezan a desvariar".

5 comentarios:

Aida dijo...

Y por qué ese retiro? Exámenes?
Ese grupo que nombras es muy bueno, tengo que hacerme fan!
Un besín!

I•lógica dijo...

Sí, exámenes. No estoy tan loca como para retirarme de la circulación por voluntad propia sin un motivo fuerte, jajaja ;)

Mo dijo...

Jajaja, eso me recuerda cuando estaba en la facultad, que me tiraba días y días sin salir de casa (tres como mucho, eh!!) jolín, y cuando salía hasta me mareaba un poco. Ayss callejera que es una y el enclaustramiento no le sienta nada bien.

Besosssssssssssss

I•lógica dijo...

Jajaja, cierto, muy cierto. El enclaustramiento no le sienta bien a nadie ;)

Juan dijo...

Weno asi lo coges con mas ganas y seguro que te lo pasa mejor. Un besazo.