miércoles, 22 de septiembre de 2010

una de transportes

Hoy he sufrido las consecuencias del transporte público en Madrid, lo
que ha convertido un trayecto de 15 minutos en uno de más de 40. El
tren estaba ya lleno cuando he subido, y eso que es una de las
primeras estaciones, por lo que he tenido que ir de pie. Eso es algo
que habitualmente no me importa, o sea, no soy de las que se ponen a
refunfuñar porque no haya conseguido encontrar sitio, pero hoy me
hubiera venido especialmente bien (el sitio, no el sermón de vieja
cascarrabias).
El tren se ha parado un par de veces. Las paradas son normales, pero
cuando sobrepasan los 5 minutos la gente se empieza a poner nerviosa.
Además hacía calor, calor humano, podríamos decir. Yo he preferido
mantener la calma. ¿Para qué ponerse nervioso si por más nervioso que
te pongas el transporte va a funcionar igual? Pues eso. A esperar.
Y esperando me ha dado por pensar que quizá Renfe estaría haciendo los
ensayos para la huelga. Quizá el objetivo fuera medir el nivel de
caldeamiento del ambiente.
Luego en el metro he experimentado el mayor enlatamiento de mi vida.
Todos juntitos, como sardinillas. Y en las escaleras señoras que
obstaculizan la subida con maletas más grandes que ellas, otras que
utilizan sus bolsos como armas de ataque, y las que en lugar de
colocarse en el lado derecho de las escaleras mecánicas se empeñan en
subir por la izquierda creando algo así parecido a una conga en plena
estación de Atocha.
No sé por qué algunos se empeñan en ir en coche pudiendo ir en
transporte público. ¡Si es muy divertido!
En realidad, exceptuando casos como el de hoy, yo voy muy a gusto
(otro día trataré el tema de los olores). Eso sí, si quieren que la
gente use más el tren, metro y demás, como no mejoren los servicios
van a tener que usar las técnicas japonesas para que los pasajeros
entren en los vagones, y no me gusta mucho la idea...

8 comentarios:

Yopopolin dijo...

jajaja, yo soy pro-metro y tren!! siempre que voy a a Madrid, o a cualquier ciudad con este sistema de transporte tan eficiente, vuelvo maravillado! xD

Lily dijo...

Yo también prefiero el transporte público para moverme dentro de Madrid, soy un desastre con el coche en ciudad! jaja. Me parece súper cómodo, menos cuando es hora punta y aquello parecen las rebajas de enero...

Tómatelo con filosofía :) jeje. Es lo único que nos queda.

Un saludo!

I dijo...

@Yopo Yo siempre he dicho que me gusta (sí, me repito un poco bastante xD), pero lo de hoy ha sido muuyy grande.

@Lily Yo lo del coche ni lo intento porque me tendría que comprar uno antes xD Las horas puntas son tremendas, sí sí.

Aida dijo...

Odio el transporte público cuando va a rebosar! Yo soy de las que quiere ir siempre sentada...

ele* dijo...

felicidades de antemano! siempre q voy a barcelona cojo metro, tranvia o lo que sea...a mi eso de ir en coche x ahí me parece un caos...con tanta moto!! y estoy maravillada, xk a estas alturas creo que ya no sabría moverme sin él! y estoy convencida que en Madrid me pasaría lo mismo. Si no fuese, porque cuando voy, voy de copiloto y porque mis tíos y abuelos son de ahí y se lo conocen todo al dedillo!

pero en horas puntas es la muerte. empujen, estrujen..y que calor!! por dios...:)

FAYNA dijo...

Calor humano y olor a humanidad, una situación un poco claustrofóbica teniendo en cuenta que el metro está en el subsuelo... Menos mal que hoy ha sido algo excepcional!!
Si van a usar las técnicas japonesas para que los pasajeros entren en los vagones, que sea directamente proporcional en efectividad relativa a horarios, frecuencia y puntualidad, porque en este terreno son sobresalientes.
Un saludo.

I dijo...

@Aída Jajaja yo creo que la mayoría preferimos ir sentados, sobre todo si el trayecto es largo.

@ele* Uy, voy a tener que ver por qué me felicitas ;)
A mí me dio la impresión de que en Barcelona conducen super rápido. Nosotros íbamos bien de velocidad y parecíamos tortugas. Por no hablar de los taxis...
Yo en coche voy de copiloto, y la compañía es mejor :)

I dijo...

@Fayna Sí sí, menos mal porque si no todos los días así de exagerado sería horrible. Creo que coincidió porque era el día sin coches, aunque eso no extinguió los atascos.
Gran aportación sobre Japón. Deberían tenerlo en cuenta :)