lunes, 26 de julio de 2010

no más

Un nuevo lunes llamaba a la puerta cuando la alarma del teléfono móvil sonó encima de su cabeza. Era pronto, ni siquiera había amanecido, y Claudia se disponía a afrontar la semana con energía y con los ojos cerrados. Su mente no había empezado a funcionar aún.
Recordaba el fin de semana, repleto de sentimientos contrarios hacia personas opuestas entre sí. ¿Cómo era posible pasar del odio al amor en un par de segundos? ¿Cómo formatear el estado de ánimo para permitirle a la noche cumplir su función de divertirla?
La mañana había sido normal a pesar de no haber sido un sábado cualquiera. Tanto tiempo preparando las cosas para ese momento y sabía que no lo recordaría con ilusión como un acontecimiento especial en su vida, al contrario que la protagonista de las escenas que llegarían a continuación.
Una más, con los suyos. Una más o una menos. Menos que el resto, desde los ojos vacíos de los acompañantes sin habla. Personas representadas por ceros en lugar de unos, pasando inadvertidas en ese código binario en el que otros deciden su signo. Allí estaban ella y su familia, la verdadera.
Al comienzo de la tarde empezó a preguntarse qué hacía allí. Hacer acto de presencia no era suficiente razón para quedarse. No había cruzado una palabra con nadie. Su hermana tampoco. No era cómodo recibir nucas y peinados de peluquería como respuesta a sus miradas. No merecía la pena esforzarse cuando la respuesta era inexistente.
Pasó la tarde y por fin llegó el momento de volver a casa. Llevaba más de cuatro horas esperándolo con ansia, pero condujo hasta su ciudad sosegadamente, sin prisas, sin alterarse, disfrutando del momento y de la alegría que le producía estar cada vez más lejos de aquella gente. Entonces supo que no volvería a no ser que se viera obligada, y la obligación tendría que ser muy fuerte.

2 comentarios:

Nanete dijo...

¿Cómo formatear el estado de ánimo para permitirle a la noche cumplir su función de divertirla?

La frase es realmente perfecta. Solo por esto pasas a estar en mi lista de blogs

I dijo...

Gracias Nanete. Pásate cuando quieras ;)