viernes, 6 de agosto de 2010

bonito viernes

Me encanta haber hecho algo bien y que me corrijan estropeándolo.
Por tanto, me encanta trabajar el doble por error de otros.
También me encanta que se dé por hecho que sé lo que tengo que hacer sin habérmelo explicado antes.

Y, por supuesto, me encanta ver cómo el que se está beneficiando de mi abono perdido me sonríe burlón mientras me dice que no ha aparecido.
No soy agresiva, pero le daría un par de leches.
Ahora tengo uno nuevo. Mío, sólo mío.

6 comentarios:

Nanete dijo...

Bueno tú tranquila, simplemente dile, mira tengo un amigo que cuando quiere escribir, complementa con una foto de esto, y enseñas mi cuchillo de cocina favorito de acero inoxidable y la gota de sangre, te digo yo a ti que fuenciona.

No enserio, dame datos que me lo cargo.

I dijo...

Jajaja, pues es una opción que no había contemplado!
¿Lo de la gota de sangre puede ser opcional?

Clá dijo...

pero si sonries te das cuenta de que hay cosas en la vida mas serias por las que preocuparse que por eso, que esos hechos son pasajeros, aunque a mi tb me entrarían ganas de pegarle una buena patada!

I dijo...

Cierto, muy cierto, pero de alguna forma hay que liberar la rabia xD

Kobal dijo...

Tranquila por lo del trabajo, tomatelo con calma y terminalo pronto. En cuanto al abono, este no lo pierdas ... y si lo haces no digas que no te lo adverti.

DANYGIRL dijo...

Bufff... me suena todo eso que cuentas!