martes, 18 de mayo de 2010

Definitivamente


Creí que me había deshecho de la última imagen suya aquél día que decidí cortar a pedacitos la foto que me dio y que descansaba en una cartera olvidada en un cajón. Hoy me he dado cuenta de que no era así al revisar la carpeta en la que guardo mis fotos donde, por casualidad, ha vuelto a aparecer su cara entre fotos de bonitos lugares y recuerdos que no lo son tanto. 
Supr+Intro. 
He saboreado cada pulsación. 
No tiene lugar aquí. Ahora está todo perfecto.

2 comentarios:

Juan dijo...

A veces esa no es la mejor manera de eliminar a una persona, si esta bien que la guardes, con el paso del tiempo te arrepentiras de haberla roto, pues el siempre formara parte de tu pasado y ademas recordaras los buenos momentos con el, porque asi es la vida. Un besazo.

I•lógica dijo...

Gracias por comentar, Juan. Y es verdad que tanta "agresividad" puede que a la larga no sea buena, pero hay momentos en los que hay que hacer caso a los impulsos ;)